Costras tras el injerto capilar

Comentarios

¿Por qué se forman costras después de un implante capilar?

Las costras tras el injerto de pelo aparecen, en la mayoría de los casos, alrededor de cinco días después de finalizar la cirugía capilar. En ese instante de la fase de recuperación postoperatoria, las sensaciones experimentadas por el paciente en su área receptora se asemejan a las de pequeños mordiscos, de recurrencia y magnitud variables.

No obstante, con motivo de la manipulación llevada a cabo en el cuero cabelludo, resulta lógico percibir tal efecto. Además, no se trata de un dolor agudo, por lo que se podrá soportar perfectamente.

El enrojecimiento de la zona temporal y posterior va desapareciendo poco a poco, el cabello comienza a crecer tras el necesario rasurado previo a la cirugía y se reduce por sí sola la inflamación ocular ocasionada por la aplicación de la anestesia. En otras palabras, la apariencia del paciente va recobrando su normalidad de manera progresiva.

Es habitual que en las zonas intervenidas aparezcan pequeñas costras tras el injerto capilar.

Es habitual que en las zonas intervenidas aparezcan pequeñas costras tras el injerto capilar.

A partir de este quinto día tras la operación, ya es preciso proceder al lavado del cabello un par de veces. Al mojarse, la piel que rodea al folículo se reblandece y blanquea. Sin embargo, al secarse, se curte y oscurece, dando lugar a las inevitables costras posteriores al trasplante capilar.

Como estas costras suponen una contrariedad para el aspecto del paciente respecto a los demás, no es extraño que, a lo largo de estas jornadas iniciales, salga menos a la calle. Y, en caso de que lo haga, en buena parte de las ocasiones lucirá algún gorro o sombrero para, de este modo, poder ocultar el área intervenida y no sentirse incómodo.

Injertos de pelo

 

¿Cómo se cuidan las costras aparecidas tras el injerto de pelo?

Cuando se seca la piel o dermis situada alrededor del folículo implantado, se forman las mencionadas costras tras el injerto capilar, por lo que, con el objetivo de reblandecerlas y favorecer su caída, se recomienda adoptar las medidas que a continuación se exponen:

  • Colocar la zona tratada bajo el grifo o alcachofa de la ducha y someterla a la acción del agua caliente durante un buen rato.
  • Verter el champú prescrito por el cirujano, normalmente de aloe vera, esparcirlo con sumo cuidado y aguardar unos cinco minutos.
  • Frotar con delicadeza las ya ablandadas costras para suavizarlas aún más.
  • Aclarar con abundante agua caliente otros cuantos minutos.
  • Volver a aplicar el champú, expandir y dejar reposar prácticamente el mismo tiempo que en la ocasión anterior.
  • Masajear de nuevo las costras de idéntico modo.
  • Enjuagar con más agua caliente.
  • Frotar las costras una tercera y última vez, eliminando aquellas partes de piel que están desprendiéndose.
  • Aclarar con agua para liberar de restos dérmicos el cuero cabelludo.

Generalmente, las costras tras el injerto de pelo aparecen unos cinco días después de la intervención y se irán desprendiendo por sí solas con el paso de las semanas.

En definitiva, se trata de no arriesgar ni apurar hasta el límite esta forma de proceder, sino de ablandar todo lo posible las costras resultantes del microinjerto de pelo y avanzar en su eliminación lo que buenamente se pueda.

Dedicando unos 30 minutos a cada lavado, estas costras se desprenderán más pronto que tarde y el paciente comprobará cómo su aspecto mejora de manera notable.

¿Cuándo se caen estas costras posteriores a un trasplante de cabello?

El procedimiento anteriormente descrito ha de efectuarse todos los días, pues esta es la única forma de eliminar cuanto antes las costras tras un injerto capilar y conservar la limpieza e higiene del cuero cabelludo del paciente.

Los cuidados han de extremarse para procurar que las costras tras el injerto se caigan en el momento adecuado sin dejar herida.

Los cuidados han de extremarse para procurar que las costras tras el injerto se caigan en el momento adecuado sin dejar herida.

Y es que no debe olvidarse que este se acaba de someter a una intervención quirúrgica de implante de pelo y que los cuidados han de extremarse para, de este modo, eludir procesos infecciosos que son perfectamente evitables.

Como ya comentamos con anterioridad, en solamente cuatro o cinco días:

Por lo tanto, y a pesar de que cada paciente presentará una situación específica distinta, en la mayoría de casos, las costras siguientes a la cirugía de microinjerto de pelo se caerán entre una semana y diez días después de finalizar esta.

Sin embargo, este plazo podría alargarse varios días más si no se siguiesen las indicaciones referentes al lavado del cabello que el especialista proporcionará tras la intervención. Unas pautas que hemos detallado previamente y que resultan fundamentales a la hora de lograr el desprendimiento de las costras lo más pronto posible. En injertosdepelo.com encontrará mucha más información sobre la cirugía de implante capilar.

Nuestro artículo

Únete para comentar
;