Injerto capilar

Comentarios

¿Qué es un injerto capilar?

Un injerto capilar es un procedimiento de cirugía destinado a combatir la alopecia en quienes presentan determinados problemas de pérdida de cabello, fundamentalmente aquellos de tipo común o androgénicos. En la web Injertos de Pelo se puede encontrar una gran cantidad de información acerca de la cirugía capilar.

¿En qué consiste la técnica de implante?

La técnica empleada consiste básicamente en obtener las unidades foliculares precisas de la zona posterior y temporal de la cabeza, que son las áreas donantes más habituales, para posteriormente trasplantarlas en el área receptora. Por norma general, esta última suele coincidir con la zona superior del cuero cabelludo.

No obstante, y a pesar de que no es demasiado frecuente, cabe la posibilidad de realizar un trasplante de pelo desde otras partes del cuerpo distintas a la cabeza, como el pecho o el abdomen. Del mismo modo, también resultaría factible acometer un injerto capilar en otras partes del cuerpo: cejas, barba, etc.

Este tipo de tratamientos capilares se llevan a cabo utilizando cabello del propio paciente -concretamente, de aquellas áreas más densas-, pues no es posible el trasplante de pelo de otra persona. Una de las positivas consecuencias que de este hecho se derivan, es que no hay riesgo de rechazo del injerto de pelo.

Injertos de pelo

 

Características del trasplante de cabello

El injerto capilar es, hoy en día, el único tratamiento definitivo contra la alopecia.

El injerto capilar es, hoy en día, el único tratamiento definitivo contra la alopecia.

El tema de la anestesia en el injerto capilar es otro de los suele aparecer en cualquier conversación relacionada con esta intervención. Por norma general, al paciente se le administra anestesia local, por lo que no sentirá dolor alguno a lo largo del proceso.

Asimismo, otra de las comodidades que la cirugía brinda viene determinada por su carácter ambulatorio, por lo que no es necesaria la hospitalización para un trasplante de pelo. Aunque varía según la técnica empleada y la extensión del área a tratar, la duración del microimplante oscila entre las dos y las ocho horas.

Aspectos adicionales acerca de la cirugía

Otro de los aspectos fundamentales es determinar previamente cuántas unidades foliculares se necesitan para un injerto de pelo. Y, como el objetivo reside en incrementar la densidad del cabello de forma definitiva, esta permanencia podrá lograrse fácilmente, ya que no se cae el pelo injertado después de un trasplante capilar.

Además, no es extraño que aparezcan dudas acerca de cuándo crece el pelo injertado, si bien el paciente debe tener mantener cierta serenidad en este sentido. Antes de lo que piensa, comprobará cómo su imagen ha experimentado una mejoría notable. Y es que puede estar seguro de que el injerto capilar tiene un aspecto natural.

¿Cuándo debe optarse al injerto de pelo?

Hoy en día, el único método verdaderamente efectivo a la hora de hacer frente a la caída del cabello es el injerto de pelo. Incluso si la zona receptora se encuentra despoblada por motivos ajenos a la acción de la alopecia androgenética. Por ejemplo, podría realizarse un microimplante de pelo en cicatrices que resulten de:

  • Accidentes o traumatismos sufridos por el paciente.
  • Quemaduras en el cuero cabelludo debidas a cualquier motivo.
  • Intervenciones previas, ya que también existe la opción de poder corregir un injerto capilar.

¿Puede acometerse también en mujeres?

La pérdida de cabello llega a afectar a nueve cada diez varones, por lo que el candidato ideal a un trasplante de pelo es de género masculino. Y, aunque la proporción de féminas con problemas de calvicie es casi inapreciable, hay ocasiones que, por la situación anímica que podría generarse, requieren practicar el injerto capilar en mujeres.

A pesar de que, en un principio, muchas de ellas se muestran reacias a pasar por quirófano porque piensan que es imprescindible rasurarse la cabeza antes de la cirugía, deberían saber que, con la ayuda de novedosas técnicas, no es necesario cortarse el pelo antes de un microinjerto capilar. O al menos no en su totalidad.

Implante de pelo: técnicas

Existen varias técnicas de injerto de pelo, aunque la FUE y la FUSS son las más empleadas por los cirujanos capilares.

Existen varias técnicas de injerto de pelo, aunque la FUE y la FUSS son las más empleadas por los cirujanos capilares.

Hoy en día, los métodos más comúnmente empleados para extraer las unidades foliculares que luego se trasplantarán a la zona más despoblada son los dos siguientes:

  • Técnica FUE (Follicular Unit Extraction).
  • Técnica FUSS (Follicular Unit Strip Surgery).

Técnica FUE o de extracción individual

Un injerto capilar con la técnica FUE se caracteriza por obtener previamente las unidades foliculares necesarias de manera individual. Se trata de un método que apenas penetra en el organismo, pues no es preciso realizar incisiones ni suturar después la herida.

Por tal motivo, la formación de cicatrices tras un injerto de pelo con esta técnica requiere un plazo de tiempo muy inferior. Además, la anestesia aplicada durante el procedimiento FUE es de tipo local y su duración varía según la amplitud del área receptora.

El método FUE, de extracción individual, no requiere de suturas y permite una mayor precisión a la hora de obtener las unidades foliculares.

Normalmente, suelen ser precisas diez o doce horas para obtener alrededor de 2.000 unidades foliculares, por lo que las mega sesiones capilares son muy útiles en este sentido. De otro lado, cuenta con la desventaja de que el precio del injerto capilar o trasplante de pelo en una única sesión puede resultar más elevado.

Técnica FUSS/FUT o método de la tira

A diferencia del anterior, el injerto capilar con la técnica FUSS o de la tira está basado en extraer una delgada banda de piel del cuero cabelludo y en la cual se hallarán las unidades foliculares precisas. Posteriormente, se procederá a su preparación para poder trasplantarlas en la zona afectada por la alopecia.

La duración de la cirugía es de seis o siete horas y también se utiliza anestesia local, por lo que el paciente puede estar seguro de que no es doloroso un injerto capilar que se acometa mediante este método.

La denominada técnica FUSS o FUT consiste en extraer las unidades foliculares junto a una fina tira de piel del cuero cabelludo, por lo que requiere sutura.

Sin embargo, sí presenta ciertos inconvenientes, como la escasa flexibilidad del cuero cabelludo, una de las principales limitaciones del trasplante de pelo, ya que reduce el número de posibles tratamientos con FUSS. O que la recuperación sea más incómoda, por lo que aumenta el período de baja laboral tras un injerto de pelo de esta índole.

Cuidado del pelo injertado

Los días siguientes a la cirugía se han de considerar determinados consejos, proporcionados por el cirujano, para asegurar el cumplimiento de las expectativas iniciales del paciente, si bien estos son distintos según el procedimiento quirúrgico por el que se haya optado.

¿Qué atenciones precisa el cabello tras el método FUE?

Antes de nada, y como los resultados definitivos de la técnica FUE dependerán en buena parte de los cuidados postoperatorios que se dediquen al cabello trasplantado, es indispensable saber, con carácter previo, cómo elegir cirujano para un injerto capilar, pues será él quien establezca las sugerencias a seguir por el paciente tras la cirugía.

Para el buen resultado del trasplante de pelo es fundamental una buena distribución de las unidades foliculares necesarias.

Para el buen resultado del trasplante de pelo es fundamental una buena distribución de las unidades foliculares necesarias.

Una vez seleccionado el profesional adecuado, practicada la intervención y pasadas 24 horas, es aconsejable aplicar con mimo, de seis a ocho veces diarias, suero fisiológico en el área intervenida y en las costras que se vayan formando. Ya conocemos cómo afecta la alopecia al pelo injertado, pero una inadecuada manipulación de dicha zona podría provocar una parcial pérdida capilar.

¿Y si el trasplante se ha realizado con el método FUSS?

Los primeros cuidados del pelo injertado en caso de emplear la técnica de la tira se centrarán en la aplicación de un apósito en la cabeza del paciente a lo largo de las 48 horas iniciales. Transcurrido este plazo, se quitará el vendaje y se procederá a limpiar la herida con agua y jabón, una vez al día y durante una semana y media.

El procedimiento FUSS requiere el empleo de puntos de sutura, por lo que estos deberían permanecer, en todo momento, limpios de cualquier impureza que evitase la correcta formación de cicatrices. Además, de este modo, la probabilidad de que aparezca alguno de los temidos riesgos del injerto capilar, disminuye.

Resultados de esta cirugía

Aunque se lleve a cabo un microinjerto de pelo, el cabello que resistía en la zona receptora del cuero cabelludo antes de comenzar el procedimiento quirúrgico, terminará por perderse, ya que su estructura genética así lo determina. En cambio, el cabello nuevo que se ha injertado en dicha área, permanecerá para siempre.

Por tal motivo, es de vital relevancia que, ante las primeras manifestaciones de calvicie, el sujeto visite a algún experto para que valore su situación, estime si es un buen candidato a pasar por el quirófano y determine si realmente es el momento ideal para un trasplante capilar, pudiendo iniciar el tratamiento a la mayor brevedad posible.

Nuestro artículo

Únete para comentar
;