Cortarse el pelo antes de un injerto capilar

Comentarios

¿Es obligatorio cortarse el pelo antes de un trasplante de cabello?

La exigencia de cortarse el pelo antes de un microinjerto capilar es uno de los temas que con mayor frecuencia el paciente expone al cirujano durante las consultas previas a la intervención. Sin embargo, no existe una respuesta única al interrogante de si se trata de una imposición o de si, sencillamente, es recomendable hacerlo.

El hecho de que esta cuestión no pueda confirmarse o desmentirse con rotundidad, atiende a los matices derivados de la utilización de una u otra técnica a lo largo de la cirugía, así como a las particularidades de cada persona.

De este modo, el cabello podría raparse en su totalidad o, por el contrario, cortarse únicamente el pelo de una zona de la cabeza y, como si de una cortinilla se tratase, taparlo posteriormente con el de otra.

Sea como fuere, será el especialista el encargado de analizar las posibles opciones y aconsejar al paciente la solución idónea para su situación concreta. Es bastante habitual que, con el objetivo primordial de respetar su privacidad personal, el pelo no se le corte hasta los días previos a la cirugía capilar.

Por lo tanto, ¿hay que rasurar antes de un microinjerto capilar?

Lo más frecuente es que el cirujano capilar solicite al paciente que asista a la cita previa con el corte de pelo que este luzca de manera habitual, sin necesidad de que se rasure para dicha visita. El fin de esta petición no es más que realizar la mejor valoración posible del cabello que el paciente conserva y la cobertura que ese tipo de pelo le proporcionaría.

Es recomendable cortarse el pelo antes de un injerto capilar para facilitar la extracción de las unidades foliculares.

Es recomendable cortarse el pelo antes de un injerto capilar para facilitar la extracción de las unidades foliculares.

Con la mente puesta en la intervención quirúrgica, el propio cirujano será quien le oriente acerca de la manera de actuar en cada situación y, como ya hemos adelantado, según haya elegido uno u otro método para trasplantar el cabello.

Si se opta por el método de la tira o FUSS

En aquellas ocasiones en las que la cirugía capilar utiliza la denominada técnica de la tira o técnica FUSS, no resulta preciso rapar el cabello del paciente antes de que se someta a tratamiento.

No obstante, sí se requiere cortar a tijera parte del pelo del área donante -normalmente la zona occipital o lateral-, pues así se facilita la realización del corte y la sucesiva sutura. Al transcurrir el período de tiempo necesario, aparecerá una cicatriz que, sin embargo, será tan pequeña que no supondrá ningún inconveniente estético.

Injertos de pelo

 

¿En qué consiste la técnica FUSS?

El método Folicular Unit Strip Surgery (FUSS), también conocido como técnica de la tira, es el más convencional para llevar a cabo un implante. Está basado en la obtención de las unidades foliculares requeridas a través de una delgada tira dérmica, cuyas dimensiones rondan los 20 cm de largo y 1 cm de anchura.

A continuación, las unidades foliculares extraídas del área donante, se trasplantarán en las zonas del cuero cabelludo más afectadas por la alopecia. En caso de que el cabello nuevo cuente con una longitud de al menos 5 mm, la posterior cicatriz permanecerá oculta entre él.

En caso de seleccionar el procedimiento FUE

Algunas técnicas de microinjerto no requiere rasurar todo el pelo antes del trasplante capilar.

Algunas técnicas de microinjerto no requiere rasurar todo el pelo antes del trasplante capilar.

Por el contrario, si el método elegido para realizar el injerto capilar responde a la técnica FUE, sí se requiere el rasurado casi completo de la cabeza del paciente. O, como mínimo, del área de la que se obtendrán los folículos pilosos.

Esto sucede así porque se trata de la única forma de extraerlos correctamente, valiéndose para ello de un instrumento específico, y de garantizar la adecuada observación, selección y obtención de las unidades foliculares necesarias.

Características del método FUE

El procedimiento Folicular Unit Extraction o FUE consiste en obtener de una en una las unidades foliculares precisas, tratarlas posteriormente y finalizar injertándolas en aquellas áreas en las que la calvicie es más acusada. Esto es, se efectúan "bocados" diminutos mediante los que se obtienen las distintas unidades foliculares.

Este método posee como principal beneficio el no dejar cicatriz alguna, pues a lo largo de la intervención no se acometen incisiones considerables. Únicamente irrumpirán unos puntos minúsculos que, además, desaparecerán una vez se haya completado el proceso de formación de cicatrices.

¿Existen otras opciones para no tener que rasurar toda la cabeza?

En el caso de las mujeres suele ser más evidente, pero raparse el pelo también puede suponer una drástica transformación estética para muchos hombres, por lo que hay otras opciones disponibles que han de considerarse previamente a un implante capilar.

Muchas clínicas capilares ofrecen alternativas para no tener que cortarse el pelo antes del injerto capilar, especialmente en el caso de las mujeres.

Es decir, y dependiendo de la longitud del cabello de cada paciente, el corte no tiene por qué ser completo, sino específico o hasta local. Por tal motivo, resulta recomendable contar antes con alguna información sobre estas alternativas para comentar posteriormente con el experto la conveniencia de recurrir a alguna de ellas.

La técnica DHI

Se trata de la alternativa que mayores ventajas presenta para las mujeres, caracterizándose por cortar únicamente una pequeña parte del cabello del área de obtención de folículos.

Gracias a la utilización de esta técnica, durante las jornadas posteriores a la cirugía de injerto capilar no se percibirá anomalía alguna en el pelo de la paciente. Otra de sus bondades es la veloz formación de cicatrices tras la finalización del procedimiento.

Rasurado local o por cortinillas

Todos los pacientes, independiente de su género, que rechacen la posibilidad de cortarse totalmente el cabello, tienen a su disposición la alternativa de rasurar tan solo algunas zonas.

A veces, solo es necesario cortarse el pelo antes de un injerto capilar en una zona específica.

A veces, solo es necesario cortarse el pelo antes de un injerto capilar en una zona específica.

Por lo tanto, tanto antes como después del tratamiento quirúrgico, habrá unas pequeñas cortinillas que les resultarán muy válidas en el momento de ocultar otras áreas que sí han debido rasurarse previamente.

Rapado de una zona específica

La última opción propuesta a la hora de cortarse el pelo antes de un trasplante capilar, está basada en rapar la cabeza tan solo parcialmente. En concreto, se procederá a rasurar las zonas laterales y posterior de la misma, pues es de estas áreas de donde obtienen los folículos pilosos requeridos para el trasplante.

De esta manera, la parte de la cabeza en la que no se haya cortado el pelo, mantendrá su apariencia habitual. Como consecuencia, y una vez pasen varios días, el corte se igualará entre unas y otras zonas, por lo que el aspecto del paciente no experimentará una modificación tan sustancial como en el caso de rasurarse completamente.

Además de las dudas acerca de si hay o no que cortarse el pelo antes de un injerto capilar, en la web Injertos de Pelo se puede encontrar mucha más información acerca de esta cirugía.

 

Nuestro art铆culo

脷nete para comentar
;