Candidato ideal a un trasplante de pelo

Comentarios

Cualquier individuo, ¿es apto para un injerto capilar?

La necesidad de evaluar cada caso individualmente

El candidato ideal a un trasplante de pelo debe reunir una serie de características físicas, por lo que no todas las personas pueden considerarse aptas para someterse a este tipo de cirugías.

En este sentido, no es extraño que determinadas clínicas capilares intenten convencer a cualquier sujeto de que sería el paciente idóneo, utilizando reclamos como que:

Sin embargo, estas afirmaciones no son siempre ciertas, por lo que cada caso ha de ser valorado de modo particular por el experto o equipo profesional responsable del procedimiento quirúrgico de microimplante de cabello.

Injertos de pelo

 

¿Cuándo un trasplante de pelo no es la mejor solución?

Al hilo de lo anterior, no debe olvidarse que el injerto capilar no es sino la etapa final de un proceso completo. Así, exclusivamente con la cirugía no se solventará el problema de calvicie en el paciente. Lo único que podría llegar a lograr es la corrección de las áreas perjudicadas definitivamente por las hormonas sexuales masculinas.

Los pacientes tienen que cumplir una serie de requisitos para considerarse candidatos ideales al injerto de pelo.

Los pacientes tienen que cumplir una serie de requisitos para considerarse candidatos ideales al injerto de pelo.

Es decir, cualquier intervención de esta índole no sirve para prevenir una futura alopecia, sino que solo puede utilizarse como tratamiento restaurador, como una solución temporal en caso de no haber considerado previamente los motivos que han provocado la caída del cabello de un individuo concreto.

¿Cómo es el aspirante perfecto a un implante de pelo?

Existen unas condiciones mínimas que debe cumplir cualquier candidato a un trasplante capilar, por lo que son estas las que vamos a utilizar a continuación para determinar si la calvicie de una persona podría o no rectificarse pasando por quirófano.

Edad

Aquellos jóvenes que aún no han llegado a la treintena no suelen ser candidatos idóneos para someterse a un microinjerto capilar, ya que la caída de su cabello continúa progresando. Por lo tanto, acometer la cirugía a una edad excesivamente temprana podría derivar en un reparto inapropiado del pelo implantado.

Y es que el especialista no dispondrá de la información suficiente que le permita determinar con precisión qué porcentaje de ese cabello podría caerse. En otras palabras, el resultado obtenido puede parecer inmejorable a corto plazo pero quizás no lo sea con el transcurso de los años, pues el pelo injertado no se pierde.

Género

La alopecia de patrón masculina es fácilmente distinguible en relación a la calvicie androgénica de las féminas.

Normalmente, hombres y mujeres tienen un patrón de caída capilar diferente, de forma que el procedimiento quirúrgico recomendado será distinto.

Zona receptora

La delimitación de las zonas afectadas por la calvicie en los varones es mayor si la comparamos con la de las mujeres. Además, entre los hombres resulta más común la pérdida completa del cabello.

Por su parte, en el caso femenino, la calvicie se reparte de manera más dispersa por su cuero cabelludo, manifestándose como despoblamiento en lugar de como caída capilar total.

Zona donante

Normalmente, la amplitud de la zona donante en los hombres es mayor, sobre todo en las áreas temporal y posterior. En cuanto a las señoras, es también común que la zona temporal se vea afectada por las hormonas sexuales masculinas. Debido a este motivo, la única zona susceptible de ser empleada es la parte inferior de la nuca.

Amplitud del área despoblada

Como es lógico, cuanto más extensa sea la zona perjudicada por la alopecia y más reducida la donante, menor será la probabilidad de lograr el éxito quirúrgico.

La extensión de la zona donante y la receptora es importante para valorar si el paciente es buen candidato.

La extensión de la zona donante y la receptora es importante para valorar si el paciente es buen candidato.

Aquella persona que se pusiera bajo tratamiento cuando comenzó a perder cabello y que no presenta inconvenientes en su área donante, podría obtener la recuperación total de su pelo, luciendo el volumen deseable en el área tratada.

En el lado opuesto, el sujeto que presente un grado desarrollado de calvicie, y a pesar de que su área donante reúna las condiciones necesarias, solo podría cubrir parte de la zona intervenida y con una densidad menor.

Volumen en el área donadora

El volumen o densidad del cabello viene determinado por la cantidad de unidades foliculares en cada cm2. Cuanto más densa es el área donante, será posible injertar una cantidad superior de unidades foliculares. En este sentido, no se consideran aptas a un implante capilar aquellas personas que presenten una densidad de ratio inferior a 60.

Unidades foliculares múltiples

Denominadas asimismo familia de unidades foliculares, las unidades foliculares múltiples son una particularidad con la que cuentan ciertos pacientes y que permite incrementar notablemente su disposición a la hora de obtener unidades del área donante. El candidato ideal a un injerto de pelo debe disponer de suficientes unidades foliculares en las áreas donantes.

Consisten básicamente en el agrupamiento de diversas unidades foliculares en un espacio pequeño, brindando la oportunidad de obtener tan solo una de ellas y obviar a su adjunta. El objetivo de que esta última permanezca en su sitio es impedir la aparición de puntos blancos.

Cantidad de cabellos en cada unidad folicular

Las unidades foliculares que ocupan el área donante contienen uno, dos, tres o cuatro cabellos. Y, como la densidad alcanzada dependerá proporcionalmente de cuántos pelos se implanten, siempre será preferible la opción de trasplantar 1.500 unidades de tres cabellos a insertar 1.500 de dos.

En otras palabras, los resultados del microinjerto capilar serán tanto mejores cuando más alto sea el número de unidades foliculares múltiples insertadas.

Para conseguir una buena densidad capilar con la cirugía de injerto de pelo es necesario calcular bien el número de unidades foliculares a implantar.

De este modo, para repoblar el área frontal y conseguir un aspecto lo más natural posible, es conveniente emplear unidades de un único cabello en la primera línea, después unidades foliculares de dos pelos y, por último, de tres.

No obstante, en zonas como la coronilla, las unidades de un solo cabello no son efectivas, por lo que, para asegurar su repoblamiento, se precisan unidades de tres pelos -y en abundante número-.

Tipo de cabello

Ya se ha comentado anteriormente que la densidad del área donante es un aspecto de gran relevancia a la hora de determinar si un individuo puede considerarse candidato ideal a un trasplante de pelo, pero no resulta menos significativo su tipo de cabello.

La cantidad de unidades foliculares necesaria para cubrir un área específica, difiere de una persona a otra, por lo que hay características fundamentales que deben valorarse antes de un injerto capilar:

  • El grosor del cabello.
    Otros factores fundamentales para el buen resultado del injerto es el grosor y tipo de cabello.

    Otros factores fundamentales para el buen resultado del injerto es el grosor y tipo de cabello.

  • Su tonalidad.
  • La disposición del pelo.

Grosor

La textura habitual del cabello oscila entre las 50 y las 60 micras. Ya que cada unidad folicular está formada por varios pelos, el grosor se verá multiplicado en el punto en el que la unidad se trasplante. Como es lógico, a mayor espesor capilar, mayor será el efecto de repoblamiento de la cabeza del paciente. Por tanto, una persona con dichas características será un buen candidato a un injerto capilar.

Tonalidad

Ante mayor similitud entre el tono del pelo y la pigmentación del cuero cabelludo, mejor será la impresión de los resultados respecto a la cobertura obtenida. En otras palabras, cuanto más oscuro sea el cabello y más claro el cuero cabelludo, mayor será la facilidad con la que se perciba el problema de alopecia.

Por tal motivo, la probabilidad de éxito tras un tratamiento de implante capilar, aumentará sustancialmente en aquellos pacientes:

  • Castaños claro.
  • Rubios.
  • Canosos.

Disposición

La estructura capilar también juega un papel fundamental e, indudablemente, el efecto de un cabello rizado siempre será preferible al del pelo liso. Sin embargo, el procedimiento de obtención de folículos resulta más complejo en un cabello con ondulaciones.

Antes del implante capilar, el candidato debe pasar por una serie de pruebas que certifiquen que es apto.

Antes del implante capilar, el candidato debe pasar por una serie de pruebas que certifiquen que es apto.

Raza

El cabello de las personas orientales es mucho más liso y de inferior volumen si lo comparamos al de las de raza blanca. Por su parte, los pacientes de raza negra poseen un pelo ensortijado y muy oscuro. Como la tonalidad de su piel es semejante, no se aprecia mucha diferencia con el cabello y el aspecto después del injerto será excelente.

Distensión dérmica

En caso de optar por la técnica FUE de extracción individual de folículos, este factor carece de trascendencia. Pero, si se ha elegido el método FUSS o de la tira, se requiere comprobar la elasticidad de la piel del área donante antes de iniciar al proceso quirúrgico.

Con esta medida, se conseguirá cuantificar con precisión la zona a extraer y suturar posteriormente sin ningún tipo de impedimento. Aquellos pacientes que no posean la flexibilidad necesaria en el área posterior de su cabeza, deberán optar por el método FUE o buscar una mayor distensión mediante la práctica de ejercicios destinados para ello. En injertosdepelo.com encontrará una amplia variedad de artículos sobre la cirugía capilar.

Nuestro artículo

Únete para comentar
;