Clínica Esbeltia Málaga
Clínica Esbeltia Málaga

La anestesia en el injerto capilar

Comentarios

Características de la anestesia en el injerto capilar

La utilización de anestesia en el injerto capilar es la clave fundamental para que cualquier tratamiento de esta naturaleza no provoque dolor alguno en el paciente. Por tal motivo, y en caso de que una persona esté contemplando la posibilidad de pasar por el quirófano para un trasplante de cabello, no ha de preocuparse en ese sentido.

Si bien hay gente que cree que a lo largo del procedimiento quirúrgico puede sentir ciertas molestias e incluso dolor, no está en lo cierto. Ningún paciente experimenta estas incómodas sensaciones ni durante la cirugía en sí ni tampoco en la fase posterior de recuperación.

Por fortuna, hoy en día se dispone de novedosas técnicas y métodos que resultan de inestimable ayuda. De este modo, la intervención de implante capilar ha ido transformándose y, si bien continúa siendo de relativa complejidad, ofrece todas las garantías requeridas si se lleva a cabo por cirujanos expertos y en las condiciones idóneas.

Para llevar a cabo el injerto de pelo sin molestias para el paciente, se utiliza anestesia local.

Para llevar a cabo el injerto de pelo sin molestias para el paciente, se utiliza anestesia local.

¿Cuántas clases de anestesia existen? ¿Cuál es la aconsejada para un implante de cabello?

En términos generales, pueden distinguirse hasta tres categorías distintas de anestesia:

  • Local.
  • Regional
  • General.

En la web Injertos de Pelo se puede encontrar una gran cantidad de información acerca de la cirugía capilar. Si nos centramos en el tratamiento específico que en este artículo nos ocupa, el de microinjerto capilar, el tipo de anestesia normalmente empleado es la anestesia local. Sí es cierto que, en la práctica totalidad de situaciones, esta suele ir acompañada de una sedación leve.

Anestesia general y sedación, ¿son dos términos sinónimos?

No, se trata de dos conceptos diferenciados. Además, la sedación empleada en nuestro caso concreto es bastante moderada. Su finalidad no es otra que la de proporcionar la tranquilidad y la relajación que el paciente precisa a la hora de someterse a la operación.

Al margen de aliviar las pequeñas molestias que pudiese sentir, otra de las ventajas fundamentales de la administración de anestesia local con sedación es que el paciente, en cierto modo, pierde la noción del tiempo y el proceso le resulta menos pesado, pues la duración de una cirugía de injerto capilar abarca varias horas.

La tranquilidad que supone el empleo de anestesia en el trasplante de pelo

De todos los procedimientos que han tenido la capacidad de adecuarse a los descubrimientos científicos y técnicos más recientes -hasta el punto de lograr su optimización-, figuran aquellos relativos a la aplicación de anestesia en el injerto de pelo.

El objetivo básico de estos protocolos específicos no es otro que el de evitar que el paciente experimente la más mínima incomodidad mientras se desarrolla el proceso quirúrgico, manteniéndose plácido y sereno en todo momento.

¿Cómo se consigue anular el dolor durante y después del microinjerto de pelo?

A lo largo de la cirugía

La anestesia en el injerto capilar no suele acarrear efectos secundarios.

La anestesia en el injerto capilar no suele acarrear efectos secundarios.

Las principales pautas que han de seguirse para calmar el dolor mientras tiene lugar el trasplante capilar, son las siguientes:

  • Aplicar anestesia local, con el objetivo de reducir las molestias durante la operación.
  • Elaborar una especie de colchón en el cuero cabelludo que conceda la posibilidad de que las unidades foliculares sean injertadas de un modo más sencillo, para lo cual se recurrirá una infiltración tumescente.
  • Ingerir antiinflamatorios para rebajar la hinchazón que va surgiendo desde el propio procedimiento quirúrgico.
  • Recurrir a vasocontrictores que logran controlar la leve hemorragia que se presenta.
  • Administrar frío local en el área donante con el fin de aminorar tanto el dolor como la hinchazón.
  • Aplicar una moderada sedación para tranquilizar al paciente, pues la cirugía de trasplante de pelo se extiende durante algunas horas.

La utilización de anestesia local en la cirugía de injerto capilar es fundamental para evitar cualquier tipo de molestias a lo largo del procedimiento quirúrgico.

Durante el proceso de recuperación

  • Determinadas situaciones específicas requieren la receta de antibióticos y antiinflamatorios orales, si bien su prescripción se limita a un plazo máximo de cuatro días.
  • La necesidad de ingerir analgésicos para aliviar el dolor, tan solo aparece en uno de cada diez pacientes, pues las posibles molestias experimentadas después de la cirugía suelen calmarse con la administración de aerosoles fríos en el área intervenida y jabón líquido de aloe vera en la donante.

La utilización de anestesia, ¿cuenta con algún efecto secundario?

El tipo de anestesia que se administra en un injerto de pelo, carece de efectos secundarios de consideración. Es decir, se recurre a sedantes con el objetivo exclusivo de aliviar la sensación de dolor en el paciente, pero ni mucho menos su cabello se ve perjudicado.

En este sentido, se analizarán de entrada solo aquellos historiales médicos en los que figuren alergias previas o una excesiva sensibilidad ante la aplicación de anestesia en otros procedimientos quirúrgicos anteriores.

Sea como fuere, tomando como referencia estos antecedentes, el cirujano capilar dispondrá de la mayor cantidad posible de datos, por lo que la total seguridad del proceso está garantizada. Además, ante cualquier recelo al respecto, siempre tendrá la opción de exponer sus dudas a los anestesistas que le asistirán durante el trasplante de pelo.

¿Cabe la posibilidad de sentir dolor a lo largo del injerto capilar? ¿Y tras él?

La utilización de anestesia en el injerto capilar hace que no se sienta ningún dolor durante la cirugía. Despuñes, cuando ya hayan transcurrido unos tres o cuatro días desde que el paciente comenzó a tomar la medicación, y siempre y cuando este haya respetado las indicaciones médicas referentes a la higiene y el descanso, en el peor de los casos podría sufrir una moderada disminución de sensibilidad en el cuero cabelludo, si bien tendrá un carácter temporal.

También cabe la posibilidad de que aparezca una sensación de escozor, que no es más que un síntoma de que, las heridas que inevitablemente causas las minúsculas incisiones practicadas durante el implante capilar, están cicatrizando.

Tanto la técnica FUE como la FUSS utilizan el mismo tipo de anestesia para el trasplante capilar.

Tanto la técnica FUE como la FUSS utilizan el mismo tipo de anestesia para el trasplante capilar.

Al hilo de lo anterior, no debe obviarse la necesidad de comentar con el paciente el inconveniente estético que le supondrá la apariencia presentada inmediatamente después de la cirugía, como la formación de diminutas costras o la obligatoriedad de rasurar el cabello en determinados casos.

Conclusiones principales

Hoy en día, el seguimiento realizado durante las dos semanas siguientes al injerto de pelo, independientemente de si se ha utilizado el método FUSS o el método FUE, prácticamente impide que cualquier paciente experimente molestias destacables o dolor tras la intervención quirúrgica.

Es más, todas las personas sometidas a una cirugía capilar, suelen destacar el elevado nivel de comodidad que manifiestan durante la realización de la misma, gracias a los comportamientos mencionados en anteriores líneas.

En definitiva, y desde este momento, usted debería eliminar su inquietud asociada a la posibilidad de experimentar dolor a lo largo del trasplante de cabello que quizás desea realizarse. Y es que, tanto las precauciones adoptadas como la administración de anestesia en el injerto capilar, harán desaparecer sus temores iniciales.

Nuestro artículo

Únete para comentar
;