¿Cuántas unidades foliculares hacen falta para un injerto capilar?

Comentarios

En un implante capilar, ¿qué número de unidades foliculares son precisas?

Determinar cuántas unidades foliculares se necesitan para un injerto de pelo es uno de los aspectos primordiales a tratar antes de que dé comienzo un tratamiento capilar de esta calaña, por lo que a tal fin habrá que considerar una serie de cuestiones que exponemos a continuación:

Objetividad de las expectativas en todos los casos

Esta sensatez hace referencia tanto al cirujano como al paciente. Es decir, en un primer momento, será el especialista quien, basándose en sus conocimientos y veteranía, elabore una idea aproximada de los resultados y, posteriormente, la transmita a la persona que va a someterse al trasplante de cabello.

Es decir, si la alopecia del individuo está bastante avanzada -tipos VI y VII en la escala Hamilton Norwood- y su cabello es excesivamente fino, bajo ningún concepto se podrá materializar un injerto capilar de volumen considerable.

Para el buen resultado del trasplante capilar, es fundamental calcular bien las unidades foliculares necesarias para un injerto de pelo.

Para el buen resultado del trasplante capilar, es fundamental calcular bien las unidades foliculares necesarias para un injerto de pelo.

En este sentido, crear unas falsas expectativas en el paciente, a lo único que conduciría es a su descontento respecto al desenlace quirúrgico. En otras palabras, si una persona ha perdido prácticamente las tres cuartas partes de su pelo, solo cabe la posibilidad de mejorar su apariencia poblando únicamente parte del área afectada por la calvicie.

Cuando, en un caso como este, el objetivo se fija en la recuperación de la densidad capilar que presentaba el cuero cabelludo del sujeto durante su juventud, no se dispondría del cabello necesario en el área donante para llevar el procedimiento a término.

Injertos de pelo

 

Valoración de la caída del cabello, el área donante y la estructura capilar

Desde un punto de vista realista, la cantidad final de implantes precisos en cada paciente, es decir, las unidades foliculares necesarias para un trasplante de pelo, variará según los siguientes factores:

  • Diferencia de tonalidad entre el cabello y la piel.
  • Concentración capilar existente en el área donante.
  • Elasticidad del cuero cabelludo.
  • Cantidad de folículos pilosos en cada unidad.
  • Características del propio pelo.

Todos estos aspectos han de ser tenidos en cuenta por el experto en cirugía capilar, coordinándolos con los deseos del paciente y cuantificando el número de unidades foliculares necesarias para un injerto de pelo. De cualquier forma, no resulta sencillo pronosticar si una persona quedará complacida con los resultados que se obtengan tras el microinjerto de pelo.

Estimación de si una única sesión es mejor que varias cirugías cortas

En caso de haber seleccionado el método FUSS (Follicular Unit Strip Surgery) o de la tira para la práctica del implante capilar, lo más habitual es que se lleven a cabo mega sesiones capilares, en cada una de las cuales pueden llegar a trasplantarse de 3.000 a 4.000 unidades foliculares en un único día.

Por su parte, cuando la técnica de extracción individual o FUE (Follicular Unit Extraction) vaya a ser la que se utilice durante el posterior proceso quirúrgico, y como la obtención de folículos requiere una mayor duración en tales situaciones, es más frecuente que el injerto capilar se complete en varios días, sean sucesivos o no.

La técnica FUE permite una mayor precisión a la hora de implantar las unidades foliculares necesarias para un injerto capilar.

La técnica FUE permite una mayor precisión a la hora de implantar las unidades foliculares necesarias para un injerto capilar.

Si analizamos una y otra posibilidad desde la perspectiva del paciente, también es preciso considerar el precio final de cada modo de acometer la cirugía de injerto de pelo y evaluar asimismo si, con el presupuesto del que dispone, podría afrontar su realización en una sola sesión.

Cantidad de unidades foliculares requeridas según la edad del paciente

¿Cuáles son las esperanzas quirúrgicas de los pacientes más jóvenes?

En más ocasiones de las que en principio puedan reconocerse, la incompetencia del cirujano puede ser determinante. Dar falsas esperanzas al paciente, conducirá con absoluta certeza a su desagrado en relación a los resultados obtenidos, por lo que esta situación deberá evitarse con una detallada exposición de la cirugía y de sus posibles ventajas.

Así, la probabilidad de que una persona que perdió su cabello años atrás vea cumplidas sus expectativas y asuma el resultado final de la intervención, es mayor que la de alguien de menor edad a quien se le está empezado a caer el pelo y tenga muy presente su imagen de no hace demasiado tiempo.

El deseo de los pacientes jóvenes será, en todos los casos, el de recuperar la primera línea capilar de la que gozaba en sus mejores años, no aceptando otro resultado. No obstante, dado el carácter definitivo de un injerto de pelo, el especialista siempre habrá de mirar más allá en el tiempo y no agotar la reserva capilar del área donante.

Las características del pelo, la elasticidad del cuero cabelludo o la cantidad de folículos en cada unidad, determina en parte el número de unidades foliculares necesarias.

Debido a esta confrontación de intereses, hay veces en las que, los pacientes que aún no hayan cumplido cierta edad, no pueden ser catalogados como aptos para la realización del implante. Todo lo contrario sucede, como hemos dicho, con pacientes mayores, que observarán satisfechos su nueva imagen y les recordará a otra época. Por tanto, el momento para un trasplante de pelo también es una decisión importante.

¿Es posible establecer una cifra exacta de unidades foliculares a injertar?

Cierto es que buena parte de los pacientes se sitúan en un término medio respecto a las dos situaciones anteriores, por lo que es en estos casos donde el cirujano debe aconsejarles acerca de los objetivos reales que podrían alcanzarse y de la probabilidad de que finalmente se logren.

Por la propia naturaleza del pelo y por la veteranía en estas lides del especialista, sugerir una cantidad fija de unidades foliculares necesarias para un injerto de pelo no tiene por qué ser la mejor recomendación. Es decir, se trata de una aproximación, quizás algo superior a la que posteriormente pueda materializarse.

La finalidad del cirujano se centrará en satisfacer las necesidades del paciente con el máximo tacto, haciéndole ver:

  • La tasa de éxito en relación a la aplicación del proceso.
  • El precio final de la totalidad del tratamiento capilar.
  • La cantidad de sesiones que podrían ser precisas.

La notoriedad de los resultados de un microinjerto capilar varía según la zona a repoblar y de qué cantidad se implantes se hayan colocado a tal fin. Aun así, la valía de que al paciente pueda formarse una idea aproximada acerca de las unidades foliculares precisas para un injerto capilar y del número de sesiones, está fuera de toda duda.

La cantidad de unidades foliculares que hacen falta para el injerto capilar influye en buena medida en el precio final del procedimiento.

¿Cómo se determina la extracción máxima de unidades foliculares?

¿De qué depende la menor o mayor obtención de unidades foliculares?

Una zona donante se considera óptima cuando la evolución del pelo que en ella habita es constante, pues dispone de la información genética necesaria para ello. Normalmente, se trata del área lateral o temporal y del área posterior u occipital.

Con el objetivo de que la densidad capilar de estas zonas no se reduzca drásticamente, no se debe extraer -para luego injertar- más de la mitad de su cabello. Por ejemplo, ante una situación de alopecia moderada, podría trasplantarse con seguridad alrededor de su octava parte, lo que se traduce en 12.500 folículos o de 3.000 a 4.000 unidades.

La imagen de abundancia capilar está relacionada con la desigualdad entre el color del cuero cabelludo y el pelo, pero, sobre todo, con la densidad del cabello, que a su vez depende de:

  • La cantidad de pelos.
    El cirujano tiene que valorar si el paciente dispone de una zona donante con las unidades foliculares necesarias para el injerto de pelo.

    El cirujano tiene que valorar si el paciente dispone de una zona donante con las unidades foliculares necesarias para el injerto de pelo.

  • El grosor de cada mechón.
  • La tonalidad que presenta.
  • Su estructura: si es liso, rizado, etc.

¿Por qué resulta complejo concretar el número de unidades en un implante?

Las pautas de alopecia masculina son, desafortunadamente, crecientes. Es decir, que, aunque la caída del cabello pueda experimentar cierta desaceleración a partir de los 40 años, esta no cesará completamente, motivo por el cual la planificación previa a la cirugía ha de garantizar la naturalidad de los resultados pese al transcurso del tiempo.

Cada vez es mayor el número de jóvenes que no han llegado a la treintena y solicitan pasar por quirófano para someterse a una cirugía de injerto capilar. Sin embargo, pacientes de esta naturaleza, cuya caída del cabello es aún moderada, han de comprender que a esas alturas no puede precisarse la definitiva evolución de su calvicie.

Por lo tanto, estos pacientes necesitan ser valorados de forma detenida. Solo así podría llegarse a una conclusión fundamentada acerca de si resulta más conveniente decantarse por un tratamiento capilar convencional u optar por la cirugía de implante de pelo. En cualquier caso, la visita a un buen especialista, siempre será de gran ayuda para determinar la mejor solución y el número de unidades foliculares necesarias para un injerto capilar en su caso concreto.

Recuerda que en la web de Injertos de Pelo encontrará todo lo que necesite saber acerca de la cirugía de microinjerto capilar.

Nuestro artículo

Únete para comentar
;