Injerto de pelo al mejor precio
Injerto de pelo al mejor precio

Injerto capilar en mujeres

Comentarios

¿Es habitual realizar un injerto capilar en mujeres?

El injerto capilar en mujeres es una práctica quirúrgica que se encuentra en constante crecimiento, ya que determinados tipos de calvicie inciden sobre una de cada tres mujeres en algún momento de su vida.

De este modo, aunque en la actualidad no resulta descabellado asociar la cirugía de microimplante de pelo exclusivamente a los hombres, cada vez son más las pacientes femeninas que se interesan por este procedimiento y terminan asistiendo a un centro especializado para solucionar su problema de alopecia. Cualquier duda sobre este procedimiento quirúrgico se puede resolver en la web Injertos de Pelo.

¿En qué consiste el trasplante de pelo en mujeres?

Si bien es cierto que el microimplante capilar femenino no cuenta con la tradición que pueda tener el realizado en hombres, reiteramos que su demanda es creciente. Y, a pesar de las lógicas dudas iniciales, un alto porcentaje de las mujeres se deciden a pasar por quirófano y trasladar parte su cabello hacia otra zona de menor densidad capilar.

¿Cuál es la mayor diferencia respecto al de hombres?

La esencia a la hora de planificar un trasplante de pelo en una mujer es análoga respecto al injerto capilar masculino. Es decir, insertar el adecuado folículo piloso en un área que adolezca de ellos.

Cada vez es más habitual que las mujeres con problemas de caída capilar recurran al injerto de pelo.

Cada vez es más habitual que las mujeres con problemas de caída capilar recurran al injerto de pelo.

En la mayoría de situaciones, las mujeres tienen el pelo más largo, por lo que la inclinación de cada cabello depende de su alopecia. Aquellos hombres que lleven el pelo corto, este aspecto no tiene mayor relevancia, pues se corta cada poco tiempo y únicamente se hace hacia arriba.

En otras palabras, para lograr unos resultados óptimos en un implante capilar femenino, se considera vital tener en cuenta, además del reparto organizado, colocar los folículos en un sentido en el que puedan desarrollarse con la máxima naturalidad posible.

Injertos de pelo

 

¿Por qué el injerto de pelo femenino es menos común?

Otro de los motivos explicativos de la inferior cantidad de cirugías capilares entre las mujeres, reside en la sustancial diferencia de precio entre una hipotética intervención y otras soluciones más económicas para camuflar su calvicie, tales como:

  • Utilizar peluca.
  • Llevar prótesis.
  • Variar de peinado.

Lo que sucede es que, aunque al inicio pueda parecer la mejor opción, optar por una de las anteriores alternativas conlleva otras desventajas asociadas a la necesidad de extremar continuamente el cuidado capilar.

Métodos de implante capilar en mujeres y sin rapar

Es bastante probable que la mayor preocupación que una intervención de trasplante de pelo genera entre las mujeres, sea la hipotética obligatoriedad de rasurar la zona del cuero cabelludo. De hecho, en la práctica totalidad de hombres, la aplicación del método FUE así lo requiere.

Una de cada tres mujeres sufre algún tipo de alopecia, por lo que el injerto de pelo en mujeres se ha convertido en una práctica quirúrgica en alza.

A pesar de que este temor, lógico hasta cierto punto y que provoca que un buen número de mujeres descarten la opción de acudir a alguna clínica especializada y exponerse a un procedimiento de este tipo, deberían saber que últimamente se han producido notables progresos en este sentido.

Es decir, en la actualidad se dispone de novedosos procedimientos de microinjerto capilar que no precisan afeitar la cabeza con anterioridad, motivo por el cual nos encontramos ante las técnicas adecuadas para aquellas mujeres con problemas de caída del cabello.

Técnica FUT

¿Por qué se caracteriza el método FUT?

Una de estas técnicas idóneas es el método de Trasplante de Unidades Foliculares o, por sus siglas en inglés, método FUT (Follicular Units Transplantation), un procedimiento de microinjerto de pelo que no requiere rapar la cabeza para llevarlo a término.

El principal problema que encuentran las mujeres para utilizar las técnicas tradicionales de injerto capilar es la necesidad de rasurar la cabeza.

El principal problema que encuentran las mujeres para utilizar las técnicas tradicionales de injerto capilar es la necesidad de rasurar la cabeza.

Básicamente, la técnica FUT consiste en obtener de la nuca una delgada banda capilar que contenga los folículos pilosos necesarios. Al seleccionar como donante dicha zona, la apariencia física de la paciente no sufrirá modificación alguna y los cambios realizados permanecerán ocultos, alejados de los ojos de la gente.

Para acometer un implante capilar en mujeres con el procedimiento FUT es necesario administrar anestesia local, siendo el proceso de inserción de folículos semejante al empleado con otros métodos que gozan de mayor popularidad, como las técnicas FUE (Follicular Unit Extraction) o FUSS (Follicular Unit Strip Surgery).

De este modo, cuando las unidades foliculares a injertar ya han sido obtenidas, se procede a la preparación de las mismas antes de trasladarlas a la zona receptora, creciendo con total naturalidad una vez allí.

¿Qué otras ventajas posee esta técnica FUT?

Al margen del extraordinario beneficio que para una mujer supone el hecho de no tener que rasurarse la cabeza previamente, una cirugía de implante de pelo en mujeres que utilice la técnica FUT, proporciona otra serie de ventajas adicionales:

  • En una sola sesión pueden repoblarse zonas más amplias.
  • Dota de mayor densidad al área superior de la cabeza.
  • La naturalidad de los posteriores resultados es evidente.
  • El período de recuperación transcurre sin complicaciones.
  • La formación de cicatrices requiere únicamente un breve espacio de tiempo.

Técnica DHI

Además de la técnica FUT, otro procedimiento que se ajusta perfectamente a las necesidades de aquellas mujeres con problemas de alopecia, es el método de Implante Capilar Directo o DHI (acrónimo de Direct Hair Implant).

Para no alterar la imagen de la mujer, en el injerto capilar femenino se aplican novedosas técnicas que no requieren rapar la cabeza.

Para no alterar la imagen de la mujer, en el injerto capilar femenino se aplican novedosas técnicas que no requieren rapar la cabeza.

En este caso, tampoco resulta preciso rasurar la totalidad del cuero cabelludo antes del injerto de pelo. Bastará con rapar una pequeña zona del área donante de la cabeza.

Teniendo muy presente esta sensacional ventaja, existen otros beneficios derivados de la utilización en mujeres de la técnica DHI, beneficios exclusivos que la distinguen de otros procedimientos de injerto capilar:

  • El período de cicatrización es muy breve y, asimismo, la zona intervenida permanecerá menos irritada y sensible que si se hubiese recurrido a la extracción individual de folículos.
  • En vez de colocar los folículos pilosos en el interior de los conductos creados a tal efecto, se emplea una aguja (denominada Choi Implanter Pen) en la que se insertan los folículos para ser trasplantados en el cuero cabelludo directamente, sin la necesidad de canales.
  • Como no resulta preciso rapar la totalidad de la cabeza, durante los temidos primeros días no se apreciará el paso por quirófano de la paciente.
  • Existe la opción de conferir mayor densidad capilar a un área concreta de la cabeza, simplemente injertando una cantidad superior de folículos.

¿Cómo afecta la calvicie a la población femenina?

¿Qué inconvenientes surgen en una situación así?

No son pocas las mujeres que se resignan ante el carácter del sistema médico imperante hoy en día, pues son muy contadas las excepciones en la que este valora la severidad del problema que la calvicie supone entre las féminas.

Y es que es absolutamente normal encontrar a varones con escaso cabello o completamente calvos, pero bastante menos frecuente es hacerlo con mujeres afectadas por la alopecia. No obstante, y a pesar de que la cantidad de casos es sensiblemente inferior, también hay mujeres que, por una u otra razón, han acabado perdiendo su cabello.

Normalmente, el patrón de caída femenino no coincide con el de la calvicie común masculina de manera que la forma de abordar el problema debe ser también diferente.

La variedad de calvicie que las mujeres suelen experimentar, sigue un patrón distinto al de los hombres. En este sentido, a las damas se les empieza a caer el pelo de la zona frontal y superior de la cabeza, con lo que su problema queda de manifiesto con mayor facilidad.

Principales motivos de la alopecia en mujeres

Las circunstancias biológicas más frecuentes por las cuales una mujer sufre la caída de su cabello son:

  • Edad.
  • La edad, factores genéticos u hormonales, o situaciones de ansiedad pueden estar detrás de la alopecia femenina.

    La edad, factores genéticos u hormonales, o situaciones de ansiedad pueden estar detrás de la alopecia femenina.

    Factores genéticos.
  • Repentino incremento de la cantidad de hormonas sexuales masculinas al llegar a la menopausia o después de haber sido madre.

Sin embargo, no deben obviarse otras razones que causan la pérdida capilar femenina y que se pueden resolver con un injerto capilar en mujeres, como por ejemplo:

  • Trastorno por estrés postraumático. 
  • Ansiedad
  • Depresión.

Independientemente de cuál sea el motivo de su alopecia, las mujeres que la padecen comprueban cómo su autoestima disminuye radicalmente, al tiempo que su susceptibilidad afectiva varía de manera trascendente.

Sugerencias para ocultar la calvicie femenina

Como no se trata de ningún problema de salud, el motivo más frecuente que angustia a aquellas féminas que sufren alopecia, es siempre el tema estético, esto es, la imagen que pueda reflejar ante el resto de la sociedad, por lo que a continuación expondremos una serie de sencillas recomendaciones destinadas a disimular la pérdida de su cabello en tanto se realiza el injerto capilar.

En cualquier caso, hay que advertir que se trata de medidas parciales, que no solucionan el problema de raíz sino que van simplemente destinadas a disimular la alopecia. El injerto capilar en mujeres es el único método para resolver de forma real y permanente esta situación.

Optar por un peinado distinto

En caso de que el área frontal y superior de la cabeza empiece a aparecer despoblado, la solución idónea es variar el estilo del peinado. La mayoría de estas mujeres prefieren no cortarse el pelo ni cambiar de peinado, ya que piensan que, ante tal medida, se les podría caer más cabello.

Las técnicas de injerto capilar en mujeres más recomendadas son la FUT y la DHI, procedimientos que no necesitan cortar el pelo de la paciente.

Las técnicas de injerto capilar en mujeres más recomendadas son la FUT y la DHI, procedimientos que no necesitan cortar el pelo de la paciente.

Pero esta es una concepción errónea, pues, si el pelo está sano, no hay ninguna razón por la que vaya a desprenderse al variar su estilo. En el lado opuesto, cuando se encuentra influenciado por la hormona responsable de la calvicie, se caerá con total seguridad, por lo que este motivo para no cambiar de peinado no sirve de pretexto.

Contemplar la posibilidad de rasurar la cabeza

Raparse al cero es una drástica medida que toma solo un mínimo porcentaje de las féminas con problemas de alopecia considerables. No obstante, pese al espectacular cambio de aspecto que presentaría, esta opción puede incluso mejorar su imagen en ciertos casos.

Además, el rasurado fortalecería el pelo que se todavía logra mantenerse en dicha zona. Por este motivo, independientemente del método capilar que posteriormente pueda emplearse, afeitarse la cabeza sería una alternativa muy útil para cualquier tratamiento quirúrgico al que las mujeres recurran para solucionar su problema de calvicie.

Además del trasplante capilar femenino, las mujeres tienen a su alcance otras opciones para mantener la estética de su cabello, si bien la única solución definitiva es el injerto.

Intensificar cuidados para impedir un desprendimiento mayor

En este sentido, no se ha de utilizar ningún objeto con el fin de recoger el cabello, ya que utensilios como las pinzas u horquillas cambian el sentido del pelo, aumentando la probabilidad de que las áreas despobladas queden al descubierto. Incluso podrían quebrar cabellos sanos o acelerar la pérdida de los ya afectados.

Cuando, a pesar de las razones anteriores, el uso de sujeciones es necesario, es posible minimizar sus perjudiciales efectos eligiendo aquellas que tengan las puntas circulares y la silicona permanezca intacta.

Tapar la cabeza con algún complemento

Otra de las alternativas más frecuentes consiste en la utilización de algún objeto que tape la cabeza y oculte aquellas áreas más despobladas. Los hay de colores vivos, sencillos de colocar y muy válidos como complementos estéticos:

  • Pañuelos
    Otra alternativa consiste en utilizar peluca, colocar extensiones o tapar la cabeza con algún complemento para disimular la poca densidad del cabello.

    Otra alternativa consiste en utilizar peluca, colocar extensiones o tapar la cabeza con algún complemento para disimular la poca densidad del cabello.

  • Cintas.
  • Gorros.

Colocar extensiones

Aunque su uso está bastante generalizado entre aquellas mujeres que presentan cierto grado de calvicie, no se recomienda emplear extensiones, pues podrían llegar a afectar a cabellos sanos y propiciar su pérdida en el futuro por el continuo roce al que se ven sometidos o, también, por prolongar en exceso su utilización.

Normalmente, este tipo de tratamientos se realiza en peluquerías. En caso de optar por unas extensiones más o menos duraderas, en todas las situaciones resulta aconsejable inclinarse por aquellas que requieren pelo natural para su elaboración.

Llevar peluca

Hemos dejado para el último lugar, por ser la solución más extendida entre aquellas mujeres con alopecia, la utilización de pelucas. Y es que la tranquilidad que estas experimentan ante el uso de una melena postiza no es comparable a la proporcionada por las opciones restantes.

Por tal circunstancia, existe una gran diversidad de pelucas y podrían establecerse diferentes clasificaciones según el criterio al que se atienda. Así, las hay parciales o completas, naturales o sintéticas, etc.

Nuestro artículo

Únete para comentar
;