Injerto de pelo al mejor precio
Injerto de pelo al mejor precio

¿Es doloroso un injerto capilar?

Comentarios

Los microimplantes de pelo no duelen

Creer que es doloroso un injerto capilar se trata de un craso error, pues, a pesar de que penetra levemente en el organismo, precisa la administración de anestesia local, debido a lo cual, el paciente no sentirá dolor alguno a lo largo del proceso quirúrgico.

Por lo tanto, puede negarse de entrada que el trasplante de cabello duela. Asimismo, el hecho de contar hoy día con los métodos más avanzados de cirugía capilar, como podrían ser las técnicas de extracción individual de folículos (FUE) o la de la tira (FUSS), reduce sustancialmente las molestias que se pudiesen sufrir.

Un injerto capilar no es doloroso ya que se hace uso de la anestesia.

Un injerto capilar no es doloroso ya que se hace uso de la anestesia.

Con la aplicación de anestesia se elimina el dolor

Como ya hemos comentado, la administración de anestesia local justo antes de comentar el tratamiento, garantizará tanto la completa anulación del dolor como la consecución del éxito posterior. Para ello, el cirujano principal se verá asistido por un anestesista que se encargará de la aplicación y el seguimiento de este adormecimiento, confirmando así que no es doloroso un injerto capilar.

Y si los argumentos expuestos hasta ahora no le resultasen suficientes para convencerle de la total ausencia de dolor durante la cirugía de injerto de pelo, añadiremos que vía oral se proporcionarán al paciente analgésicos y un antibiótico capilar concreto.

En definitiva, la única sensación que en determinados casos podría percibir el paciente es la molestia derivada de inyectar dicha anestesia. No obstante, se trata de una dolencia que apenas durará nada, pues el efecto de la anestesia comenzará a sentirse muy pronto.

Desde ese instante, finalizan las incomodidades que el sujeto pueda experimentar hasta la conclusión del procedimiento. Pero si, aun considerando todas estas medidas, este se mostrase angustiado, no sería de extrañar que el equipo médico le administrase cierta sedación adicional que asegure su tranquilidad.

Injertos de pelo

 

¿Qué molestias podría causar un injerto capilar?

También es verdad que, aunque la intervención quirúrgica de injerto capilar no es doloroso, cabe la posibilidad de que el paciente sienta algún tipo de presión o tirantez en la zona que en ese momento está manipulándose, esto es, en la región del cuero cabelludo de la cual se extraerán los folículos pilosos necesarios para el trasplante.

Pero esta incomodidad no deja de ser fugaz ni tampoco resultará excesivamente aguda, por lo que el individuo podrá soportarla sin ninguna clase de inconvenientes. Además, como no dejará de permanecer consciente mientras se desarrolla todo el proceso quirúrgico, podrá hacer su espera más amena realizando actividades como:

  • Ver la televisión.
  • Leer algún libro o revista.
  • Escuchar música.
  • Si lo prefiere, hasta dormir.

En este sentido, la práctica totalidad de pacientes admiten la grata sorpresa que les supone el carácter indoloro tanto de la propia cirugía como de su posterior fase de recuperación, período que pasamos a analizar en el siguiente apartado.

El dolor tras un trasplante de cabello

Hay algunos pacientes que piensan que, a lo largo del período postoperatorio de un injerto de pelo, sentirán dolor en su cuero cabelludo. Sin embargo, este es un temor infundado, pues, además de no ser doloroso un injerto capilar durante la práctica del propio proceso, tampoco lo hará después del mismo.

Un injerto capilar no es doloroso ni durante la intervención ni después de ella.

Un injerto capilar no es doloroso ni durante la intervención ni después de ella.

Lo que sí es cierto es que cada persona posee unas peculiaridades distintas, por lo que el umbral de dolor se situará a diferentes niveles según se trate de uno u otro paciente. Es decir, que una contingencia cualquiera puede llegar a suponer un dolor perfectamente tolerable para un sujeto, pero para otro no lo será tanto.

No obstante, esta posibilidad está contemplada de antemano por los expertos capilares. Por este y otros motivos, resulta fundamental la existencia de una comunicación fluida entre ambas partes, de modo que la prescripción de analgésicos para combatir el dolor y de antiinflamatorios para reducir la hinchazón, sea óptima.

Cuidados para disminuir el dolor postoperatorio

Cuando ya se hayan designado los fármacos idóneos para el paciente, este habrá de respetar el tiempo establecido entre una y otra toma, impidiendo que el dolor se acentúe, pues en tales casos puede complicarse su calma. Pero insistimos en que esta circunstancia no suele ser habitual, pues contadas veces duele un implante de pelo.

Si el paciente percibiese un fuerte dolor de cabeza pese a la ingesta de los analgésicos prescritos, es primordial que se ponga en contacto con el especialista tan pronto como le sea posible y le comente dicho aspecto, pues esta agudeza no se considera frecuente durante la fase postoperatoria de una cirugía capilar.

La etapa de recuperación de un injerto de pelo se inicia cuando el paciente recibe el alta hospitalaria y dispone de vía libre para regresar a su hogar. A los tres días, podrá recuperar su rutina habitual, siempre que aplace la realización de elevados esfuerzos o actividades deportivas que puedan provocar la aparición de sudor en su cuero cabelludo.

Es muy aconsejable tener presente la importancia de aspecto e intensificar las precauciones asociadas, pues una excesiva sudoración podría entorpecer la natural formación de cicatrices y ser asimismo la causante de procesos infecciosos o inflamatorios.

Por ello, si se lleva a cabo todas las recomendaciones sugeridas por el especialista, se puede considerar que no es doloroso un injerto capilar ni durante ni después del procedimiento.

Además de no ser doloroso un trasplante de pelo durante la cirugía, tampoco lo hará después del mismo.

¿Cuánto dura el tratamiento de injerto de pelo?

Respecto al tiempo de duración que una cirugía de implante de pelo requiere, vendrá determinado fundamentalmente por la amplitud del área despoblada como consecuencia de la calvicie, esto es, la zona receptora. De este modo, en aquellas situaciones que únicamente precisen una cantidad moderada de injertos, se extendería unas 3 o 4 horas.

En el lado opuesto, cuando las unidades foliculares a trasplantar superen las 2.000, la duración de la totalidad del proceso quirúrgico podría alcanzar incluso las 12 horas. Por esta razón, suele acordarse la ejecución del implante en una cantidad de sesiones fijada previamente entre una y otra parte.

Más allá de la cantidad de sesiones requeridas para poner fin al problema de calvicie, ninguna de ellas supone la obligación de que el paciente permanezca internado en la clínica capilar. Es decir, se trata de un procedimiento ambulatorio.

En resumidas cuentas, al margen de destacar que no es dolorolo un injerto capilar ni su recuperación, nos encontramos ante un tratamiento que cuenta con múltiples ventajas adicionales, como la durabilidad y completa naturalidad de sus resultados o la inviabilidad de que se produzca un determinado rechazo a los implantes.

Para obtener más información sobre trasplante de pelo puede visitar más artículos de injertosdepelo. En ellos encontrará toda la información necesaria sobre el tema.

Nuestro artículo

Únete para comentar
;