Cicatrices del injerto capilar

Comentarios

La aparición de cicatrices tras un injerto de pelo o, por el contrario, la ausencia de estas, se encuentra subordinada al procedimiento empleado en la obtención y posterior trasplante de los folículos pilosos.

Las dos principales técnicas a las que suelen recurrir los expertos en el ámbito del trasplante capilar son la FUE o extracción individual de folículos y la FUSS o extracción de folículos mediante tira. Tanto una como otra proporcionan una gran naturalidad en su resultado, si bien se distinguen en el modo de extracción de los citados folículos.

¿Quedan cicatrices después de la cirugía de injerto de pelo?

El hecho de que queden o no queden cicatrices después de un implante capilar constituye una de las dudas más habituales entre quienes están barajando la opción de someterse a una intervención de este tipo y así se lo suelen exponer al cirujano durante la visita inicial.

La presencia de cicatrices del injerto de pelo es una de las cuestiones que más preocupa a los pacientes.

La presencia de cicatrices del injerto de pelo es una de las cuestiones que más preocupa a los pacientes.

Como ya hemos avanzado, la respuesta a este interrogante varía en función del método utilizado para injertar el cabello. En cualquier caso es convenientes señalar que tanto estas como otras técnicas similares requieren el empleo de anestesia local -el paciente no sentirá dolor alguno durante la operación- y no necesitan un posterior internamiento clínico.

¿Qué puede suceder con las cicatrices en caso de utilizar el método FUE?

Hoy en día, el procedimiento que con mayor asiduidad utilizan los cirujanos capilares es la técnica FUE (siglas de Folicular Unit Extraction). Y es que una de sus mayores ventajas es precisamente la que estamos tratando en este artículo: si se opta por el método FUE, no quedarán cicatrices tras un injerto de pelo.

La ausencia de estas cicatrices es debida a que la obtención de las unidades foliculares precisas se efectúa sin necesidad de recurrir a cortes considerables ni a suturar posteriormente la zona intervenida mediante puntos, sino que se sirve de una herramienta específica cuyo diámetro es de solo 0,8 milímetros: el sacabocados microscópico.

En la actualidad la mayoría de cirujanos capilares utilizan la técnica FUE, con la que se garantiza la ausencia de cicatrices posteriores.

Gracias a la utilización de esta herramienta, que puede ser tanto manual como automática, las cicatrices resultantes serán tan pequeñas que no podrán percibirse a simple vista. La única secuela física vendrá determinada por la presencia en el área donante de ciertos puntos minúsculos -su diámetro será inferior a los 0,5 milímetros-, y que, por tanto, también son invisibles a simple vista. En la web Injertos de Pelo se puede encontrar una gran cantidad de información acerca de las cicatrices después de la cirugía capilar.

Injertos de pelo

 

Si se opta por el método FUSS, ¿aparecerán en el futuro estas cicatrices?

En el lado opuesto al anterior método, la técnica FUSS o Folicular Unit Strip Surgery está basada en la práctica de una incisión en la piel, valiéndose para ello de un bisturí, que le servirá para obtener una tira dérmica que disponga de las unidades foliculares necesarias. Como consecuencia de dicho corte, sí aparecerá una cicatriz al sanar la herida.

A pesar de ello, y en caso de que se elija el método FUSS para acometer el trasplante capilar, el tamaño de las cicatrices en la zona donante será prácticamente inapreciable y estas apenas resultarán visibles, pues permanecen ocultas con el pelo del paciente. Sin embargo, y como es lógico, para ello deberá dejarlo crecer algo más que con la FUE.

La cualificación del cirujano, clave en el posterior proceso de cicatrización

Con la técnica FUE y los cuidados adecuados, las cicatrices tras el injerto capilar son imperceptibles.

Con la técnica FUE y los cuidados adecuados, las cicatrices tras el injerto capilar son imperceptibles.

La veteranía y destreza con las que cuenta el especialista juegan un papel fundamental a la hora de lograr que el proceso de cicatrización se desarrolle con total normalidad y que la curación de la piel sea la idónea. Solo de este modo se alcanzarán unos resultados óptimos y con la máxima naturalidad.

En caso de que el procedimiento quirúrgico transcurra sin incidentes y se seleccione la técnica de sutura correcta, las posteriores cicatrices serán casi diminutas. Asimismo, poco a poco, su tonalidad se irá aclarando hasta el punto de llegar prácticamente a desaparecer.

Aquellas clínicas dedicadas a la realización de injertos de pelo dispondrán de un equipo de profesionales médicos suficientemente experimentados como para satisfacer las expectativas de sus pacientes y que la naturalidad sea la característica predominante de los resultados obtenidos.

También los avances técnicos existentes hoy en día favorecen que la nueva apariencia del área receptora se disimule a la perfección, situación muy alejada de la presentada en otros tiempos en los que el resultado de la cirugía de trasplante capilar reflejaba una completa artificialidad y que se conocía como "pelo de muñeca".

¿Cómo transcurren los días siguientes al trasplante de cabello?

El desarrollo del injerto de cualquier pelo se asemeja a la evolución que una herida experimenta. Es decir, de inicio aparecerá una costra pequeña que se secará conforme transcurran las jornadas. Al mismo tiempo, irá oscureciéndose y, por último, caerá por sí sola. No es extraño que este desprendimiento lleve aparejada también la caída del del pelo injertado.

Con el paso de los primeros días, aparecerán pequeñas costras que se desprenderán por sí solas.

No obstante, este aspecto no debe suponer motivo alguno de preocupación, ya que forma parte del proceso natural del trasplante capilar. De hecho, es síntoma de que la cicatrización de la herida ha concluido y, a partir de ese instante, el área receptora comenzará a recobrar su apariencia previa a la operación y el pelo empezará a crecer.

En la práctica totalidad de casos, la duración de esta fase oscila entre una y dos semanas, tiempo que difiere de un paciente a otro debido a que la rapidez en la formación de cicatrices del injerto capilar es específica en cada uno de ellos. En este sentido, también cuenta con una notable influencia el número de unidades foliculares implantadas.

El pelo injertado necesita una serie de cuidados para que la cicatrización sea perfecta.

El pelo injertado necesita una serie de cuidados para que la cicatrización sea perfecta.

Sea como fuere, se considera condición primordial que el paciente siga todas las recomendaciones que el especialista le brinde con el objetivo de que el proceso de recuperación discurra según lo previsto.

¿Qué atenciones se requieren después de un implante capilar para una correcta cicatrización?

Se debe prestar una especial atención a los cuidados posteriores que una cirugía de injerto capilar requiere -especialmente a lo largo de las horas y los días iniciales-, aguardando el necesario período de descanso. Además, resulta esencial que la formación de cicatrices tras el injerto de pelo sea la idónea, evitando así que el cabello implantado se caiga.

Existen diversas medidas destinadas al cuidado del pelo trasplantado, destacando las que a continuación se enumeran:

  • A las 24 horas de finalizar el injerto capilar, el área receptora habrá de pulverizarse de seis a ochos veces diarias con un spray de suero fisiológico.
  • Queda terminantemente prohibido tocar o rascarse la zona intervenida, pues en tal caso sería más que probable que se produjese la caída de algunos de los injertos.
  • Cuando la presencia de costras se prolonga por un tiempo superior a los 12 días, sí se recomienda masajearlas suavemente y en círculos durante el lavado para facilitar su caída.
  • En caso de que hayan transcurrido 30 días y aún queden cabellos injertados, es aconsejable el uso de una pinza para eliminarlos, pues podrían causar cierta hinchazón.

Nuestro artículo

Únete para comentar
;